CASOS DE ÉXITO

Mapfre ha demostrado que invertir en experiencia del cliente resulta rentable y contribuye al crecimiento. Los clientes contentos compran más, por lo tanto convertir los sentimientos en una unidad de medida ha sido clave en su estrategia.

Toyota aplica hospitalidad y atención máxima a los clientes para lograr una experiencia excepcional en sus concesionarios. Hyundai cambió procesos por experiencias donde se incluye la escucha, empatía y naturalidad.

MetLife considera muy importante entender al cliente para generarle satisfacción y ánimo de contratar productos. Por lo tanto recopila información directamente de los clientes para mejorar y definir que tiene más impacto y viabilidad de implementación.

Incorporación de calificación de los clientes con impacto en bono de empleados

=

Disminución de nómina + Empleados más

involucrados y mejor capacitados + Clientes

satisfechos y leales.

Reducción del 50% en tiempos de distribución (tarjetas débito o crédito)

=

Disminución de operación (mensajería, plásticos, personal involucrado) + Clientes con el producto solicitado.

Mejora en procesos y tiempos de contratación

=

Disminución gastos de operación + Mayor productividad de empleados + Contratación de más productos (incrementan los cierres por mejora en el proceso).

Detección de principales quejas de los clientes

=

Disminución de tiempos de espera + Empleados capacitados, calificados y empoderados para brindar completas y ágiles soluciones al cliente.

Identificación de KPI´s

=

Priorización de objetivos + Optimización de recursos + Evaluación de proveedores + Capacitación forzada de acuerdo a indicadores.

En un creciente y competitivo mercado, la experiencia del cliente se vuelve el diferenciador del éxito.

~ Drawn2you CX